blog

Quise iniciar este articulo por una razón básica.

Participación Ciudadana.

Ejerciendo mi derecho a expresarme libremente, y como ser humano a no dejar pasar este momento que es indicado para decir lo que pienso.

Me conocen porque escribo de manera poética sobre cosas varias de la vida, que me gusta la moda y todas esas cosas que algunos juzgan como vanalidades. Así es, hago parte de ese mundo.

Lo que no saben es que antes de iniciar este camino de la expresión escrita, tuve una experiencia en el que soñé con ser periodista de este país. No presentadora. Periodista!. Quise ejercer esa labor porque entendí el poder que ejercen los medios de comunicación en un país y, cómo todos los que vivimos en este, notamos que existen muchas irregularidades. Quería hacer parte de ese cambio porque soy de las que sueña con un país mejor. Soy de las que me siento orgullosa de ser colombiana y de las que alardea de su majestuosidad cultural y étnica, así como de su flora y su fauna. Pero lo que mas me llena de la boca de orgullo es decir que amo mi raza.

Siempre con un enorme sentido de amor por mi país, con ese formidable sentido de ver siempre el lado buenas cosas, resiliente como buena colombiana.

Pero la verdad es que muy adentro de todo veo un país sin valores, hace unos días tuvo lugar un escándalo público, en el que una periodista revelo un video entre el ex viceministro del interior y un agente de la policía, dos seres humanos!.

En él, se revelaba la vida privada del ex viceministro, vida privada que como funcionario “publico”, es publica. Cuando asume el cargo inmediatamente renuncia a su intimidad, se convierte en el ojo de cualquier medio de comunicación y de la ciudadanía, es elegido por elección popular y representa el voto que ha sido supuestamente ganado por su distinción y buen nombre. Hablo exactamente del momento en el que se conoce el video, año 2008 cuando el ex viceministro, era Senador de la República de Colombia. Suena importante el cargo no?

El punto neurálgico de toda esta historia para mi, no es la aparente bisexualidad del señor Carlos Ferro. El punto inquietante y que me toca las fibras, es la aparente reacción de una población ofendida por que no puede dejar de pensar en la familia del señor Ferro. Que sabemos lo apoya abiertamente, Aquí el tema principal es otro.

Lo que quiero lograr con este articulo, es mostrar por medio de este hecho la radiografía de un país sin valores. La muestra de la impericia de un país que como Gabriel García Marquez citó algún día de la siguiente manera:

“Tenemos en el mismo corazón la misma cantidad de rencor político y de olvido histórico”.

Personalmente les digo, abandone mi carrera de periodista porque era consciente de que si continuaba con la labor, la iba ejercer justamente; Y ser un periodista justo en este país no te permite tener una vida saludable, o no tener vida, literalmente.

Cuando una periodista por fin decide ejercer su labor periodístico, es atacada no solo por sus enjuiciados, sino ahora por la ciudadanía, pienso que las noticias diarias deberían ser así todos los días, pienso que el periodismo neutral, no existe, pero que debe ser lo mas cercano a no ponerse del lado de ninguna de las partes, pero en este caso se esta atentando contra el país, no por su condición sexual, sino por lo que se desprende de este acto de amor prohibido.

Estamos en el momento exacto donde la mayoría deberíamos exigir un periodismo trasparente y un organismo público impecable, no mas Uribistas, Santistas, Petristas, Vargas Lleristas… bla bla bla bla… Mas colombianos. Sea el partido que este gobernando, o sea el general o coronel y lo que sea, de la ideología que sea, esta obligado a hacer un país mejor, a mantener la población en crecimiento. Punto. Es el deber ser del organismo público y político de un país. Y si no se ejerce de manera correcta y se crean anillos y collares y cuanta palabrería que lejos de tener la connotación que produce el nombre de una joya, arremete contra los sueños de todos los ciudadanos y su confianza en el estado.

Estamos viviendo una metástasis social, un circulo visioso en que aceptamos la extorción, el trafico de influencias, el clientelismo, el amiguismo y la legalización de los anteriores LOBBY POLITICO, wow eres lobista, eres una persona importante, negocias con la moral.

Colombianos, abramos los ojos, estamos en un momento que podría ser histórico, defendamos nuestro derecho a juzgar, a expresarnos, exijamos a nuestros periodistas neutralidad, exijamos un país mejor, Juanita Leon dice: “No somos Machos, pero somos muchos” y la verdad es que machos también somos, esta raza tiene garra. Dejemos el olvido histórico y empecemos a ejercer nuestra participación ciudadana. No estas cansado de mantener un organismo público que atenta contra nuestra seguridad?

Crezcamos, evolucionemos como población, soñemos con un país justo, hagámoslo todos, un país donde tenemos guerras pero que sean de argumentos, donde cada verdecito policía lo miremos como ser humano, donde cada colombiano sea capaz de mirar a los ojos al otro y ver mas allá de su vestido, donde la riqueza cultural sea motivo de orgullo, donde nuestros indígenas y poblaciones campesinas vivan en paz. Aquí no hay malos, ni buenos; Todos estamos en el circulo vicioso de la mediocridad y el facilismo. Aceptemos a nuestra población LGBTI y permitámosle ejercer cargos públicos abiertamente, quizás así no se esconderían atrás de “anillos”.

Pongamos interés por lo que pasa mas allá de nuestra casa, seamos capaces de ceder un poco para que después sea un mejor mañana para todos.

Avancemos como sociedad, evolucionemos como país, entre todo podemos.

Conciencia social, es el nombre que quiero usar para este escrito, y esta dirigido a ti, Colombiano.

“Nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio, sobre las cosas que importan”

Martin Luther King Jr

“La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción de quienes deberían disfrutarla”

Mohatma Gandhi

 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios de la entrada